Esta semana, la artista haitiana Florine Demosthene que vive en Nueva York, presenta su visión de uno de sus temas preferidos, el cuerpo de la mujer negra en la cultura visual contemporánea.

 

¿Cómo empezó su práctica artística?

Obtuve mi BFA de la New School for Design de Parsons y mi MFA del Hunter College. Participé en exposiciones individuales o colectivas en los Estados Unidos y en Londres.

Beneficié de una beca de la Joan Mitchell Foundation en 2011 y aparecí en la primera publicación de la revista ARC, una revista dedicada a la promoción de artistas del Caribe, emergentes o ya establecidos.

Su trabajo está basado en los estereotipos de la representación, ¿de qué manera esos desafíos son una fuente de inspiración para usted?

El estereotipo de la mujer negra gorda está profundamente establecido en Europa y África, y también en la relación entre dueño y esclavo. Estas falsas nociones no emanan de una serie particular de ideales y/o principios, están arraigadas en la explotación y la degradación de las mujeres a través de la historia europea (particularmente de 1580 a 1860). El estereotipo de la mujer negra gorda tiende a aparecer bajo dos formas:

#1. La portera voluptuosa asexuada de una familia blanca (como mucama, sirvienta o excelente cocinera). A menudo, sirve de confidente para la mujer blanca. Es leal y también simple de espíritu (Aunt Jemima, Mammie, etc.).

#2. La mujer sexualmente asegurada pero insolente y no atractiva. Descrita como una mujer emocionalmente fuerte, a menudo, cría sola a sus hijos (a veces hijos que no son suyos… lo cual refuerza el estereotipo Mammie), es buena cantante y va a la iglesia.

florine Demosthene2

florine Demosthene2

Estos dos estereotipos siguen deshumanizando y disminuyendo la experiencia de la mujer negra. Las mujeres negras en general son muy incomprendidas. Aun cuando uno llega a lo inalcanzable (ser, en esencia, el igual del hombre blanco, los estereotipos persisten. Oprah no hubiera podido ser (y todavía es el caso), la “presentadora de tele más querida de los Estados Unidos” sin jugar con este estereotipo (de manera consciente o no). Calmó su actitud apasionada (más temprano en su carrera, esta pasión fue percibida como una agresión) y la canalizó con una actitud de escucha o de confidente. Michelle Obama se negó a someterse al statu quo y la caracterizó varias veces de zorra agresiva y tiránica.

El interés que tengo para estos estereotipos viene del cuerpo físico… él de la mujer negra gorda (o lo que me gusta llamar “La Venus Negra”). Me intriga el sentido, negativo o positivo, que uno puede dar a este tipo de cuerpo.

¿Nos puede hablar de la técnica para los diferentes medias que utiliza?

Descubrí casualmente la técnica que hoy utilizo. Mientras planificaba largas estadías en el Caribe, en Europa y en África del Oeste durante un año, solamente llevé materiales artísticos que no había utilizado. Sabía que iba a querer concentrarme en el dibujo pero también quería conservar otras opciones. En un momento, tuve que limpiar una enorme mancha de tinta, la botella se había roto en mi valija, y me di cuenta de que la tinta había creado texturas y formas intrigantes sobre mi papel plastificado de marca Mylar. Utilice entonces este método que consiste en tirar tinta para crear charcos y obtener esta especie de “ambiente multidimensional” sobre Mylar. Al final de mi residencia artística en St Croix, utilizaba dibujos como placas fotográficas para impresiones cyanotipos.

Cuando llegué a Ghana, había desarrollado un método para obtener texturas interesantes (rodillo, papel secante, fibras naturales, etc.) pero sentí que la forma y el ambiente que resultaban de eso eran dos entidades separadas. Me apliqué a volver a trabajar la forma y el segundo plano con tinta. Cuando volví a Nueva York, incorporé pintura al óleo a mi trabajo para iluminar una zona particular y para añadir otra textura, otro color a mi trabajo.

florine Demosthene3

florine Demosthene3

Usted que vive y trabaja en Brooklyn, ¿qué piensa de la representación del arte caribeño en Nueva York?

Vivo y trabajo en Nueva York y en Accra, en Ghana. Nueva York es un lugar genial para explorar las prácticas culturales y artísticas. El conjunto de la región caribeña siempre ha sido fuertemente presente en el paisaje cultural neoyorquino.

¿Qué exposiciones tiene previstas?

Durante los dos próximos meses, voy a trabajar sobre un proyecto mural en colaboración con otros artistas, en Brooklyn, (gracias a Haiti Cultural Exchange) y voy a ilustrar un libro para niños haitiano (por One Moore Books). También voy a desarrollar un nuevo trabajo para una exposición en Accra, más tarde en el año.