Entrevista realizada por Uprising durante el festival de fotografía Phot’Aix, que se está llevando a cabo en la ciudad de Aix-en-Provence, Francia, hasta el 18 de noviembre de 2012.

La selección de fotografías tuyas que están en Phot’Aix incluyen mayormente fotografías en color. Pero trabajaste mucho en blanco y negro.

Trabajé en blanco y negro mucho tiempo, blanco y negro era mi vocabulario. Imagina que para tu hablar tengas mil palabras y de pronto te encuentres una caja que puedes tú tenerla contigo y que tenga mil palabras más. El color tiene más palabras que el blanco y negro. Es más rico el color. El blanco y negro en un momento me sirvió para decir lo que yo quería. Habría podido seguir trabajando en blanco y negro pero si tengo una herramienta mejor, que es el color, porque iba a limitar mi discurso por un problema técnico. La fotografía es un medio que manejo bien, cambiar de medio es como cambiar idioma, si quieres expresarte hágalo con tu idioma.

René Peña, de la série La Habana 1957 © Phot'Aix

René Peña, de la série La Habana 1957 © Phot’Aix

Hay una tendencia o hay facciones que hablan de la fotografía en blanco y negro como que es puramente artística. Eso es mentira. Conozco muchos fotógrafos que trabajan en blanco y negro y las fotografías que hacen son una mierda. En color, en blanco y negro, la cámara, el rollo, la computadora, Photoshop, la escuela, tu educación, tu inclinación política, tu inclinación religiosa no hacen a ti. No hacen a un artista o a un buen fotógrafo. ¿Qué tiene que ver si es en color o en blanco y negro? Nada que ver. Esta fotografía ahí está en blanco y negro porque yo la pensé con ese color, con falta de color, no en blanco y negro. Yo le quité el color. Hay fotos que las saturo: esa foto por ejemplo la saturé, le puse color donde yo quise. El color es mío; el color no me manda a mí: yo mando el color. Lo pongo, lo quito.

Es lo que haces también con los contrastes en tus fotografías.

Los contrastes es mi forma de ver. No tiene nada que ver con teoría. Yo soy así, percibo así.

La estética de mis fotografías es puramente formal. Es como yo lo resuelvo. Es como si pides a alguien de qué color pinta su casa. El pinta de azul porque le gusta y que es así.

En mis fotos, el fondo es plano, y bastante oscuro, para que la persona que mira no se entretenga en nada. Trabajo mucho acercándome porque es así que me gusta. Pero también lucho contra esa cuestión del estilo, sino es tedioso.

René Peña, de la série La Habana 1957 © Uprising Art

René Peña, de la série La Habana 1957 © Uprising Art

Tus fotografías son el resultado de un largo proceso de trabajo…

Si, trabajo muchísimo mis fotos después. Es una cosa que ha ido evolucionando más y más. Para mí hace unos diez años, la fotografía era la fotografía ya. Tenía que hacerla bien ya. Pero ahora la fotografía es la materia prima sobre la cual yo sigo trabajando hasta llegar a la representación de mi pensamiento.

¿Cómo llegaste a este cambio?

Tranquilamente, suavemente. A ver el arte es para reproducir pensamientos, no la realidad. No me interesa que sea fiel el objeto que está delante de mí. Que sea reproducido fielmente. Me interesa que sea fiel mi pensamiento. Quiere decir que la fotografía reproduzca mis ideas pero no la realidad que está delante de mí. El pintor pinta su pensamiento, el fotógrafo también – bien algunos fotógrafos. Hay otros que no… Que les interesa la puesta del sol, el verde puro de la hierba.

Cuando yo pienso en lo fresco reproduzco eso como yo quiera… A lo mejor utilizo hierba fresca, muy verde, con rosillo; a lo mejor utilizo una mancha de humedad en la pared en una casa vieja, o a lo mejor utilizo un negro lavándose la cabeza.

René Peña, Untitled © Uprising Art

René Peña, Untitled © Uprising Art

 ¿La fotografía con la tetera está representando que tipo de idea?

Tiene que ver con la idea de que el té, el tomar té particularmente, no es un tipo de bebida al cual el cubano está acostumbrado. El cubano no toma té, toma café. El cubano no toma vino, el cubano toma ron. Pero cuando algunas personas cambian de estatus social, o sea cuando quieren sustituir las costumbres originales por costumbres que son más “chic”, más “cool”.

 

René Peña, Untitled © Uprising Art

René Peña, Untitled © Uprising Art

Son gente que se ponen a hacer cosas así. Esa fotografía es un individuo que tiene una tetera y que no sabe ni cómo usarla, y lo que hace pues es chuparla.

La cuestión de las costumbres, de los cambios de la sociedad en el hombre son temas que abarcas en tu trabajo. ¿Cómo evolucionó tu discurso al largo de los años?

Se ha ido limpiando, ha ido variando porque nadie puede tener un criterio para siempre. Uno va evolucionando, y tiene que cambiar. Uno mismo se va regenerando a sí mismo, sino te estancas. Es una transición hacia ningún lado en particular.

René Peña, Untitled © Uprising Art

René Peña, Untitled © Uprising Art

Por ejemplo, el asunto de la negritud ya a mi no me interesa. El discurso sobre la negritud y la igualdad racial ya no me interesa. Llegue a un punto, que no es en la imagen sino con el pensamiento, en que yo sé que los hombres negros somos parte de esta minoría. Yo tengo un rol que sé quien yo soy. Nadie puede sustituirme, y yo no tengo que pedirle a nadie que me de algo. Lo que quiero lo cojo. Cojo lo que es mío. No tengo que hacer una manifestación para pedirle igualdad a nadie. Si quiero una cosa la tomo, y si no me la quieres dar te la quito porque es mía. 

Ahora que dejaste este discurso, ¿qué focaliza más tu atención?

Ahora me gusta porque estoy más concentrado en la sociedad. Esta fotografía está hecha a partir de una pelicula que se llama Kandahar, sobre las mujeres del medio oriente, que se cubren la cara y que están discriminadas. Yo lo resuelvo así, pero no estoy documentado cosas. Estoy especulando con una idea. Yo no reproduzco mis ideas en mis fotografías.

René Peña, Untitled © Uprising Art

René Peña, Untitled © Uprising Art

¿Nunca usaste modelos?

Traté pero no pude. No consigo explicarle a la gente lo que yo quiero. En mis fotos no hay dramatismo, no hay actuación, búscalo no lo vas a encontrar. La gente adopta posturas. En mis fotografías hay actitudes pero no dramas. Eso es difícil de explicárselo a un modelo. Sólo tienes más libertad, estas más tranquilo. Hasta en la foto de una oreja o de un pedazo de piel de un modelo se puede ver que está posando un modelo, es increíble. Tú no lo decodificas pero lo sientes. La fotografía es una cuestión de química.

Mis fotografías son limpias, quiere decir que no tengan nacionalidad, que no sean cubana. Tú lo sabes porque estás aquí. Pero si las ves en una revista piensas que es un hombre negro haciendo una foto y ya.

 

Y la mejora pregunta se la hizo una persona en el público de la inauguración: si ya había hecho teatro. René no quiso contestar, pero dijo que era la mejor pregunta que jamás le habían hecho.

Lea la presentación del artista en nuestro portal.


Por Clelia Coussonnet

Octubre 2012

Créditos fotografía de portada : René Peña al encontrarnos en Aix © Uprising Art