Uprising Art está feliz de compartir con sus lectores una serie de entrevistas dedicadas a artistas cubanos en la 55a Biennale de Venezia, desde la cual hicimos un reportaje entre el 28 de mayo y el 1º de junio 2013.

Concentrándonos en la presencia de artistas contemporáneos caribeños en este evento internacional mayor, hemos entrevistados a los artistas participantes en el Pabellón de Cuba, el Pabellón de Las Bahamas y en el Pabellón del IILA, así como en otras muestras.

Lea el artista cubano Wilfredo Prieto sobre su participación en la 55ª Biennale de Venezia, en el Emergency Pavilion, curado por Jota Castro.

 

Estás participando en la 55ª Bienal de Venecia en el Emergency Pavilion con la pieza Miedo al Vacío. ¿Podrías compartir más información sobre esta obra?

Miedo al vacío es una pieza que consiste en un papel de burbujas tirado en el piso. Su posicionamiento es casi como accidental… Ocupando un espacio vacío.

La pieza en realidad forma parte de una serie de obras que formó parte de una exposición que tuvo lugar en México el año pasado: Dejándole algo a la Suerte. La idea de esta muestra, que tuvo lugar en la Sala de Arte Público Siqueiros, era hacer obras inconclusas. Tenía que hacer una obra diaria por 45 días.

Wilfredo Prieto, Miedo al Vacio, 2013 © Uprising Art

Wilfredo Prieto, Miedo al Vacio, 2013 © Uprising Art

¿Por qué elegiste a esa obra entre las 45 que hiciste?

En el caso del Emergency Pavilion la elección de esta pieza en particular es una selección curatorial. Se vinculó con las selecciones de Jota Castro en cuanto a su idea de hacer un pabellón en relación con la Bienal de Venecia de 1974 que se canceló por solidaridad a Chile. En este nuevo contexto, mi pieza toma ahora otra connotación que yo no tenía como previsto.

Vista del Emergency Pavilion + Wilfredo Prieto, Miedo al Vacio, 2013 © Uprising Art

Vista del Emergency Pavilion + Wilfredo Prieto, Miedo al Vacio, 2013 © Uprising Art

¿Cuál era la idea mayor detrás del proyecto que tuviste en México y de la pieza Miedo al Vacío en aquel contexto?

En la muestra Dejándole algo a la Suerte, el interés era buscar ideas frescas sin llevarlas a la elaboración más completa. Era un reto hacer una obra diaria durante 45 días… ¡Una obra nueva que se tiene que producir y exhibir ese mismo día! Tenía que dejarse libre a la creatividad.

Fue un proyecto complicado porque había que estar en coordinación con curaduría, producción, y a su vez también con las ideas.

El museo fue un espacio de conflictos porque la respuesta al reto no era fácil. Tenía que calcular los tiempos, ver si era posible crear la obra o no…

Fue un ejercicio de creatividad y productividad intenso.

¿Cómo decidiste aceptar el desafío?

El proyecto nació con Taiyana Pimentel – que es la directora del museo. Estuvimos en conversación.

La Sala de Arte Público Siqueiros también me motivó pues es ahí que Siqueiros estudiaba y reestudiaba su trabajo. Trataba concentrarse en los errores de la producción, en los fallos de su trabajo. Me gustó la idea de que el error fuera una finalidad en el proceso creativo.

¿Es lo que buscaste?

Si, quise tener obras frescas, sin terminar, y que salieron a la luz con ese corte. Era ese corte lo que me interesaba. Llegar a ese momento donde tienes un punto medio crudo.

El titulo de tus piezas siempre es muy sugestivo. ¿Propones a algún discurso mediante ellos?

El titulo es un recurso expresivo más. Un titulo te ayuda a tratar de entender. Es una clave de dirección de interpretación de cada obra y, para mí, es una parte vital y esencial de una obra – como puede ser en algunos casos el material, la forma, las dimensiones… Lleva una relación simbólica.

¿Cuáles son tus proyectos?

El año que viene voy a tener un solo show en el SMAK de Gante, en Bélgica.

Pienso hacerlo como un fragmento, como si cortara mi trabajo ahora y ver lo que estoy haciendo.

¿Un proceso parecido a lo que hiciste en tu última exposición en la Galería Nogueras Blanchard donde expusiste solo dibujos?

Sí, eso fue la primera vez que expuse dibujos. Creo que era una necesidad personal de hacer una revisión con las cosas que estaba haciendo, con proyectos que no hice o que hice con ideas fallidas, con proyectos que nunca llegaron a funcionar o proyectos que están por estudiar todavía. Quería poner todo eso a convivir juntos y estudiar la relación entre ellos desde el punto del dibujo que justamente es el momento en el cual la idea es la más fresca. A veces son simplemente apuntes, algunos sin sentidos, apuntes mecánicos puede ser… Pero que llevan a otros apuntes y los dibujos muestran el proceso creativo y de cómo se llega a la pieza final.

Venecia, Italia – 1º de junio 2013

Por Clelia Coussonnet

Créditos de la fotografía de portada : Wilfredo Prieto © Wilfredo Prieto