Uprising Art está feliz de compartir con sus lectores una serie de entrevistas dedicadas al Pabellón del Instituto Italo-Latino Americano en la 55a Biennale de Venezia, desde la cual hicimos un reportaje entre el 28 de mayo y el 1º de junio 2013.

Concentrándonos en la presencia de artistas contemporáneos caribeños en este evento internacional mayor, hemos entrevistados a los artistas participantes en el Pabellón de Cuba, el Pabellón de Las Bahamas y en el Pabellón del IILA.

Lea el colectivo dominicano Quintapata sobre su participación en la 55ª Biennale de Venezia que consta con un video instalación en la exposición del IILA: ‘El Atlas del Impero’.  Quintapata es un colectivo de artistas dominicanos, que incluye a Pascal Meccariello, Raquel Paiewonsky, Jorge Pineda y Belkis Ramírez.

¿Quién es Quintapata?

Originalmente nos unimos siendo buenos amigos, teniendo carreras independientes como artistas, y teniendo mucho en común trabajando en el medio dominicano. Decidimos que uniendo fuerzas podíamos de alguna manera presentar proyectos, conseguir financiamientos para proyectos, darnos apoyo moral, dialogar sobre nuestra obras, hacer trabajo curatorial unos con otros… El aspecto curatorial también es muy importante en nuestro proceso de trabajo. Pero, en un inicio, no pensábamos hacer obras juntos como Quintapata. Empezamos a hacer proyectos expositivos en los cuales nos interesaba incluir a otros artistas también, hasta que… nos llegara una invitación para la Bienal del Fin del Mundo, donde la directora, Consuelo Ciscar, nos propuso que hiciéramos una pieza juntos. Antes de eso lo habíamos hablado, claro, pero no era como que habíamos asumido esa idea de verdad.

Fue un reto que decidimos tomar. La verdad es que fue muy divertido porque los cuatros tenemos una visión bastante clara de lo que queremos hacer en el arte y el proceso de trabajar como equipo fue algo completamente diferente pero que nos aporto algo nuevo. Todos seguimos trabajando nuestra carrera independiente pero hemos hecho ya tres proyectos juntos.

¿Puedes presentar su instalación video ADN?

ADN es el último proyecto que hicimos como Quintapata y ya estuvo el año pasado en la Bienal de La Habana y lo trajimos a la Bienal de Venecia.

Quintapata, ADN, 2012 © Uprising Art

Quintapata, ADN, 2012 © Uprising Art

Es una obra muy humorística en la cual tenemos cuatro actores recitando reglas que – nosotros, entre todos – decidimos hacer. Son un total de 200 reglas sobre el protocolo de masticar chicle. ADN es una pieza que hace un comentario sobre la manera tan estructurada en la que la sociedad se desarrolla; sobre todas las reglas que nos controlan, y también realmente sobre lo absurdo de muchas de esas reglas. Es una obra interactiva donde la gente puede también masticar chicles y pegarles en las pantallas participando de ese comentario. Sería una metáfora de cómo cada uno puede formar su propia opinión.

¿Qué opinas de la presentación aquí en la Bienal de Venecia, pues varia de lo que había sido conceptualizado en un inicio?

No es la idea. Nosotros hubiéramos querido que se presentara en su versión original que eran cuatro paredes. Pero dado la configuración del Pabellón y el hecho de que no se pueda construir un espacio separado, optamos por esa opción y nos parece bien dentro del conjunto. El pabellón es precioso y en un espacio muy lindo. Lo que nos alegra es que pudo conservarse la interacción con el público mediante los chicles que para nosotros era una parte crucial.

La pieza era más intima en La Habana pues arropaba al espectador al nivel de audio, al nivel visual y también al nivel de la acción. Pero yo creo mucho que cada obra al final coge su propia vida. La cantidad de chicles que puede recoger la obra aquí, en Venecia, después de cinco meses, puede que nos dé un resultado bien interesante y diferente de lo que vimos en La Habana. Una pieza vive sola y ¡ya veremos qué pasa! Somos contentos de la presentación que tiene en este contexto.

Quintapata, ADN, 2012 © Uprising Art

Quintapata, ADN, 2012 © Uprising Art

¿Esa pieza fue diseñada en el contexto dominicano o inspirada en un contexto más global de discusión sobre el poder?

Yo pienso que fue conceptualizada a partir de nuestra experiencia, en nuestra región, pero definitivamente incluyendo las relaciones de poder a nivel de todo el mundo. Y relaciones de poder que sean a nivel político o social.

¿Proponen una alternativa?

Señalar el problema y crear conciencia de eso es parte de la intención de la pieza. Creo que muchas veces es lo que hace el arte.

La solución la debe encontrar cada cual analizando su propio contexto, su propia realidad y su propia manera de relacionarse con su entorno. Lo que hacemos es señalar esa situación a través del humor y restar importancia a cosas que a veces son al centro de nuestra vida pero que no le damos la atención suficiente.

La intención es también soltar, reírnos un poco, así como construir nuestro propio destino de una manera más creativa.

¿Por qué decidieron usar chicles?

La pieza se llama ADN porque realmente el chicle recoge una parte de ti, recoge un poco de tu cuerpo… Con el chicle, dejas una impronta.

Quintapata, ADN, 2012 © Uprising Art

Quintapata, ADN, 2012 © Uprising Art

ADN es una obra de complicidad donde la gente va dejando su ADN y entre todos vamos construyendo esta conciencia.

¿Cómo se decidieron las reglas?

Planteemos hacerlo de muchas formas pero al final lo que resulto más coherente era que cada uno de nosotros escribiera 50 reglas. Cada uno tiene un actor.

¿Cual es de quién?

¡Es un secreto!

¿Cuáles son sus próximos proyectos como Quintapata?

El próximo proyecto es en Santo Domingo. Hemos tenido la suerte que desde que arrancamos como colectivo hemos tenido muchos proyectos al nivel internacional. El único proyecto expositivo formal en nuestro país fue Mover la Roca que se expuso en Santo Domingo, pero después se movió mucho (Argentina, México…).

Sentimos la necesidad de volver a República Dominicana. Parte del objetivo inicial de Quintapata era ser una plataforma que activara lo que está pasando en el arte en la República Dominicana. Ahora estamos en el proceso de pensar un proyecto para allá.

¿Quién es la Quintapata?

La Quintapata es lo que buscamos como colectivo, siempre nos las pasamos analizando. ¡Le buscamos entre los cuatros la quinta pata al gato!

Venecia, Italia – 30 de mayo 2013

Por Clelia Coussonnet

Créditos de la fotografía de portada : Raquel Paiewonsky & Belkis Ramirez en Venecia © Uprising Art